Básicos para irse de acampada y vivaque

(19)

¿Necesitas una ayudita para no olvidarte de nada cuando prepares el equipaje? ¿Por qué no consultas nuestra lista de elementos básicos en acampada? Verás que entre vivaque y acampada, las necesidades son muy diferentes y siempre es preferible estar bien informado antes de preparar el equipaje para irse a dormir al aire libre.

Empecemos por la acampada, que es mucho más flexible en cuanto a equipamiento. En la mayoría de los casos, no se necesita transportar el material durante mucho tiempo, por eso se puede llevar más de lo necesario y algún que otro capricho que nos haga la estancia más cómoda.

En acampada, los básicos son:

- Tienda: a la hora de elegirla, hay que tener en cuenta el número de personas que van a dormir en ella, las condiciones climáticas que vamos a tener y la facilidad de montaje deseada. Si puedes, apuesta por una tienda de campaña que tenga una sala de estar amplia junto a las habitaciones para facilitar la convivencia. Si tienes alguna duda para elegirla, nuestro jefe de producto Tiendas, Jean-Baptiste, te explica aquí (https://www.quechua.es/como-elegir-tienda-adecuada-a_205385) cómo elegir un producto adaptado a tus necesidades y actividades.

- Saco de dormir: en este caso, no es obligatorio centrarse en un saco ligero o compacto. Para disfrutar de una comodidad máxima y una mayor libertad de movimientos, te recomendamos uno de forma rectangular. La mayoría de los sacos incluso se pueden emparejar con otro saco con una cremallera. Fíjate también en el aislamiento térmico, que refleja la temperatura de confort, es decir, aquella en que no tienes ni frío ni calor. Esta temperatura depende de tu resistencia al frío, de tu equipamiento (colchón aislante del suelo), de la ropa que uses para dormir y de las condiciones climáticas (humedad, viento, frío…).

 

- Colchón: elegir un buen colchón es importante, porque es una garantía para dormir bien. Los tres criterios importantes que debes tener en cuenta para dormir de acampada son, por orden de importancia: comodidad, practicidad y ligereza/compacidad. En comodidad, todo depende del grosor, las dimensiones y los materiales. Cuanto más plana sea la superficie del colchón, más confortable será. En cuanto a practicidad, tienes que fijarte en la instalación, los espacios de almacenamiento y el transporte. Un colchón se puede inflar con una bomba externa o bien con una integrada (colchón autohinchable). En este segundo caso, solo se tardan 2 minutos en instalarlo y casi tan poco tiempo para desinflarlo. Con respecto a la ligereza y la compacidad, este criterio se calcula con el índice de peso/volumen: cuanto menor sea el peso con respecto al volumen, más ligero y compacto será el colchón.

Hay que tener en cuenta, eso sí, que la cuestión de la comodidad es muy subjetiva y depende de cada persona. Si acudes a una tienda, podrás probarlos para saber qué es lo que mejor te conviene. Algunas personas prefieren apostar por un catre.

- Iluminación: durante los preparativos, no te olvides de llevar unas linternas o algún que otro foco recargable. Te recomendamos llevar dos tipos de sistemas de alumbrado: los que se quedarán en el campamento (de suelo, de mesa, de pared o en altura) y los dispositivos portátiles, como la Clic de Quechua, que te facilitará los desplazamientos nocturnos. Criterios útiles para tomar una decisión: la autonomía, la potencia de alumbrado y el tipo de energía (pila o batería).

- Cacerola: para compartir buenos momentos en familia o entre amigos, ¡no hay nada más agradable que sentarse juntos a la mesa! Existen grandes baterías de cocina con cacerolas y sartenes que se venden en el mismo lote para poder cocinar para 6-8 personas. En cuanto a los platos, cubiertos, vasos, boles y cajas de alimentos, te recomendamos apostar por el plástico para evitar roturas. Si no quieres que se te enfríe la comida y poder satisfacer a los amantes del café o el té, llévate un hornillo y un hervidor.

Para disfrutar de mayor comodidad durante la estancia, también puedes llevar en tu equipaje:

- Mobiliario y sillas: en mobiliario existe una amplia variedad de productos en función de tus necesidades y tu presupuesto. Tienes mesas altas o bajas, para 4 a 8 personas, sillas con o sin reposabrazos, taburetes, sillones o tumbonas, todos ellos plegables porque están pensados para la acampada. Si tienes espacio suficiente en tu medio de transporte, también puedes llevar muebles de cocina y de almacenamiento.
Otro tipo de mobiliario que te puede ser útil: una cabina de desplegado instantáneo, que ocupa poco espacio y es muy práctica para vestirse o ducharse.

- Nevera: existen dos tipos de neveras para mantener al fresco la bebida y la comida: las rígidas y las blandas. Si necesitas una nevera para los paseos, existe un modelo tipo mochila flexible idóneo a tal efecto. En cambio, si la nevera se va a quedar en el campamento o solo la vas a llevar para un picnic, te recomendamos una nevera rígida o autohinchable. Este último modelo de nevera, la Arpenaz 26 Compact Fresh, acaba de salir al mercado y va a revolucionar tu verano. Probada por un laboratorio independiente, es un 60 % más eficaz que una nevera rígida clásica y un 40 % más eficiente que una nevera eléctrica. En otras palabras, tus alimentos y bebidas permanecerán frescos durante varias horas más que en cualquier otra nevera. Además de elegir el modelo, fíjate también en el tamaño de la nevera para que no quede demasiado espacio hueco en su interior cuando la llenes para no desperdiciar el frío.

Por último y para simplificarte la vida (si todavía te queda espacio), te vendrá muy bien llevarte: una baraja de cartas, un botiquín de primeros auxilios, unas pinzas y una cuerda para tender la ropa, papel de cocina, bolsas de basura, tijeras, mechero, abrelatas y abrebotellas, condimentos, papel higiénico, gel de ducha, escoba y recogedor, prolongación y ladrón de corriente, antimosquitos o velas de toronjil, una tina o palangana plegable, una esponja y detergente lavavajillas.

Pasemos ahora al material necesario para vivaquear. Aquí se impone una regla de oro: apostar por productos ligeros, compactos y transportables en una mochila.

> Tienda: mismos criterios de selección que para una tienda de acampada, aunque aquí las necesidades son diferentes. Si quieres combinar ligereza y compacidad, apuesta por modelos diseñados especialmente para el vivaque. Para mayor comodidad, te recomendamos prestar especial atención a la altura de la habitación, que también será tu espacio de vida. Aquí también, nuestro jefe de producto Tiendas, Jean-Baptiste, te asesora para que compres el producto adecuado. (https://www.quechua.es/como-elegir-tienda-adecuada-a_205385)

> Saco de dormir: ligereza y compacidad son las características imprescindibles para que el saco de dormir no ocupe todo el espacio de la mochila.
Un saco de dormir diseñado para vivaque cuenta con una capucha para proteger la cabeza del frío. Con forma de sarcófago, va más pegado al cuerpo para que la superficie de calentamiento sea menor en comparación con un saco rectangular y tiene que ser más ligero. Si tienes previsto dormir en un entorno donde las temperaturas rocen los cero grados, te recomendamos elegir un saco relleno de plumas, porque tiene la ventaja de ser compacto y muy cálido. Al igual que en la acampada, recuerda que la temperatura de confort que aparece indicada en los sacos de dormir no es más que una sensación y que depende de cada persona y otros factores.

> Colchón: indisociable del saco de dormir, sirve para aislar del frío y de la humedad del suelo. Permite disfrutar de una noche más confortable para dormir bien y recuperarse tras un largo día de esfuerzos. Puedes elegir entre un colchón de espuma, el que suele verse enrollado en la parte superior de las mochilas de senderistas; un colchón inflable o un colchón autohinchable. El colchón de espuma es muy ligero y resistente, pero poco compacto. En cambio, los colchones de aire o autohinchables pueden guardarse más fácilmente en una mochila y son más confortables, pero pesan más y pueden ser frágiles.

> Cacerolas: en cuanto a utensilios de cocina, te recomendamos llevar lo estrictamente necesario para optimizar el espacio y el peso. Las baterías de cocina son ideales para este uso. Muy compactas, reagrupan varios utensilios en uno: cacerola, plato que también sirve de sartén, tenedor, cuchara y vaso. Al estar fabricadas de aluminio, tienen la doble ventaja de ser ligeras y adaptadas al uso sobre hornillo o directamente sobre una llama. Algunas cacerolas cuentan con un difusor de calor. Situado por debajo del producto, transfiere mejor el calor, aumenta el rendimiento y reduce el tiempo de calentamiento.

> Iluminación: más indispensable en vivaque que en acampada, se necesita un sistema de alumbrado que ocupe poco espacio. Para eso existen linternas multifunción como la linterna de senderismo Clic de Quechua. Se puede colocar en la cabeza para alumbrar el camino pero también se puede enganchar dentro de la tienda de campaña, en la ropa o incluso en la mochila. En función de los modelos, pueden superar las 10 h de autonomía.

> Hidratación: tanto si eliges una bolsa de agua para beber directamente mientras caminas como si es una cantimplora, no subestimes tus necesidades de agua.

Otro equipamiento de pequeño tamaño y muy útil: una manta térmica, un mechero, una brújula, un mapa, un botiquín de primeros auxilios, ropa de abrigo y barritas de cereales.

Ahora que ya conoces la lista de elementos básicos del vivaque, la cuestión importante consiste en guardarlo todo en la mochila. Para que esta fase no sea un rompecabezas, te enseñamos a optimizar el almacenamiento de tu material

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Vote
IR ARRIBA